Soñar, sí. Actuar, ¡también!

Emprendedores

Conectarte con el resultado y no con el proceso. Poner tu atención en lo que vas a obtener (ganar, gozar y lograr) y no en lo que hace falta para llegar.

La mayoría hace lo contrario: piensa y le da vueltas a todo lo que hay que hacer (el proceso) y se olvida de los resultados que está por lograr.

Cuando postergas algo que sabes que es importante para ti, generalmente es por una sencilla razón: estás más conectado con el proceso que con el resultado. Si en lo que piensas es en los minutos que tienes que invertir, en la energía a entregar, en las acciones a ejecutar, en los numerosos pasos a dar, tu energía tenderá a irse a pique ante la experiencia de sentirte abrumado.

Las ideas sin acción nacen muertas

Te recuerdo que solo por inscribirte a la newsletter recibirás gratuitamente el vídeo-curso “los 3 pasos secretos que cambiarán tu vida”.

¡Hasta pronto!

por Eduardo Sánchez Coach

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *